LA ABEJA


 

En Santiago de Chile vive a abeja
Entre tubos de escape y sacos de arena
Conversando y tecleando pasa la vida
O bien sola cantando con sus espinas

Parece reina esta abeja pero es princesa
Que estira como al descuido las dos
orejas
Tiene los muros llenos de fotografías
De seres que como ella cantan la vida

Quienes fríen pimientos en la guitarra
Quienes pelan la papa con epigramas
Quienes trabajan con sol de noche y día
Pa' mostrar la esperanza tan prohibida

Hay que cuidar con esmero a estas
obreras
Que se pasan construyendo la vida
entera
Se hace preciso rezar mujer querida
Para que nunca nos falles en las heridas

"Angel de la guerda, dulce compañía,
No nos desampares ni de noche, ni de
día."