VIDAS MINIMAS


 

Salto de la cama hoy no hay sol,
lavo mis dos dientes limpio estoy,
me acerco a la mesa con temor,
quizás el pan no aparezca hoy.

Salgo hacia la calle y mi overol,
cansado de luchar contra el reloj,
se ha ido destiñendo en mi interior,
amarillo color de infeliz.

Los otros vendrán en un camión
juntos como reses de ocasión.

Sintiéndose reses como yo,
soportando la burla del sol,
con las manos en el azadón.

Lo que gano alcanza para el pie,
de un sueño que yo no inventé,
soy el que embellece la ciudad,
y no puedo ni ganarme el pan.

De una estatua froto la nariz,
me pregunta: "Eres tu feliz",
te digo que deje este jardín,
véngase a mi casa a vivir,
venga con mi gente a compartir

Por qué se demora este camión,
por qué tarda tanto mi quintal,
tal vez tenga que quedarme aquí,
parado sin pan ni porvenir.

Mínima es mi vida y mi razón,
Mínima es mi suerte y mi valor,
Mínima es mi paga y mi perdón,
Mínima la voz de mi oración,
Mínima mi casa de cartón,
Mínimo mi empleo en el horror.