SIEMPRE QUE YO VUELVO


 

Siempre que yo vuelvo
encuentro algo de mi
algo como huellas que dejé al cruzar
los antiguos puentes para alcanzar
hasta la orilla de un solar.

Y voy descubriendo
cosas que dejé
semiabandonadas en cualquier portón
un beso, una caricia o el primer dolor
la misma rabia de perder.

Siempre que yo vuelvo
tengo que buscar
los bosques altos que dejé al partir
el agua quieta donde comenzó
a naufragar mi barco sin timón.

Aquí dejo todo
lo que quiero ser
la paz de un niño y su sencillez
el irse lejos escarbando en el mar
para entender que tiene un fin.

En medio del río
enterré una vez
la campana de oro para no olvidar
que guardo raíces en este lugar
donde comienzo a regresar.

Siempre que yo vuelvo
quiero escuchar
el ronco sonido del vapor de seis
al volar de tiuques al amanecer
y de las sierras al cortar...
la leña...