COMO ESTATUAS YA CANSADAS




Ahora que la lluvia nos consuela
con lágrimas de espanto.
Ahora que el espejo se ha robado
el rostro de la infancia.
Ahora que en nada parecemos
un pueblo inocente.
Ahora que la furia nos persigue
cual perro insolente.

Estamos como estatuas ya cansadas
del símbolo perfecto
y nada nos conmueve y nos motiva
sino una teleserie.
Y de un momento a otro nos preocupa
un gol del Colo-Colo,
como si en ello fuérase un pedazo
del pan del otro día.

Estamos caminando y no nos llega
el sol de la mañana.
De pronto las culebras nos ofrecen
manzanas amarillas.
De pronto en los diarios se comenta
el crimen más perfecto... más absurdo,
más desierto,
y el estadio gritando gol...

Ahora que lo absurdo se apodera
de todos los cerebros.
Ahora que en las bocas se consumen
los chicles del recuerdo.
Ahora estamos todos asustados
del próximo invierno,
en tanto que la Pila-Cementerio
nos deja aquí plantados.

Se cuelgan de los cerros las callampas
repletas de familias,
nos dicen con orgullo y patriotismo,
"así es Valparaíso".
Por otra parte al sur de la inconciencia
arrasan palafitos,
porque no es bien visto que la gente
viva sobre su oficio.

En este absurdo diario nos movemos
haciendo maravillas.
Cumpliendo de a pedazos nuestros
sueños
con cuotas casi eternas.
Ahora que la lluvia y el invierno
no arrasa con las casas, con la gente,
con la muerte,
continuamos gritando gol...