LAS CUERDAS VIEJAS




Se pusieron viejas
las cuerdas de mi guitarra.
Tuve que cambiarlas
por cuerdas nuevas y sanas.
Tuve que afinarlas
en un tono más agudo
para ir creando entonaciones
menos graves.

Estas viejas cuerdas
dieron sonido al silencio,
cuando aprendía
la palabra sentimiento.

Ahora voy con rumbo
a la edad del nascimiento.
Con mis nuevas cuerdas
vamos juntos contra el viento.
No suenan muy fuertes
pero si firmes y claras
como si fueran la voz
del mar y las montañas.

Estas nuevas cuerdas
dan sonido al pensamiento.
Ellas van cumpliendo
de la historia el mandamiento.

Ahora voy con rumbo
al jardín de los amigos,
porque el canto triste
se hizo parte de lo antiguo